Dibujar la cuarentena

Más Leídos

En el año 2020, el año del inicio de la pandemia, varios dibujantes de historietas recrearon sus experiencias con la crisis sanitaria desde todos los ángulos posibles, con representaciones divertidas, realistas y testimoniales que luego serían impresas en libros de historietas. Entre tantas publicaciones se destacan lo hecho por el dibujante español Miguel Gallardo quien dibujó parte de esos días, y de lo que fue la operación que tuvo que realizarse de urgencia por un tumor en el cerebro en Algo extraño me pasó camino de casa (Astiberri, 2020), el argentino Ernán Cirianni publicó su accidentada rutina en La pandemia de mi vida (Loco Rabia, 2020), y en Colombia, el dibujante Álvaro Vélez (Truchafrita) presentó Días de cuarentena (Editorial Robot, 2020) una compilación de pequeños momentos en el primero, de lo que serían, muchos encierros.

Un resumen gráfico de la cuarentena.

En el caso de las historietas de Truchafrita los días dibujados fueron la manera de darle formas gráficas a su experiencia particular en la pandemia y su encierro, y de habitar, con imaginación, dentro de un espacio íntimo y físico que lo alberga: un piso de apartamento en el centro de Medellín, que es además su espacio de trabajo y el de toda clase de experimentaciones, un lugar rodeado de sus libros de historietas y de otros temas, de los discos de vinilo que colecciona y escucha como ritual de preparación antes de sentarse a dibujar o a mirar pal techo.

Portada de “Días de cuarentena” Álvaro Vélez (Truchafrita).

Antes de entrar en el libro, a través del formato cuadrado la imagen de la sala vacía del apartamento es la primera que vemos y leemos, una sala congelada, con el tiempo detenido, un espacio donde todo parece estar en su lugar, sin algo fuera de sitio, sin la menor suciedad que rompa la armonía de la línea limpia que ayuda a proyectar sus imágenes. Así abre el libro, con esa primera viñeta de la vida aburrida y solitaria de un dibujante de historietas que no pareciera estar tan alterado por la pandemia.

La gran colección pictórica de “Truchafrita”.

Ya adentro, en esas paredes, en ese espacio mínimo y siempre ordenado, se proyectan las historietas episódicas y sin mucha ambición narrativa, porque en sus días de cuarentena más que la grandilocuencia o las escenas memorables, lo que hay son momentos dibujados entre páginas de tres o cuatro viñetas, momentos de juegos, dudas y opiniones que aparecen y desparecen, como una de las tantas maneras de sobrellevar el encierro. Así, al paso de un simulacro con una videollamada, accidentes caseros, juegos con las viñetas, la desesperación, las rutinas, los chistes y las conversaciones sin mucha fortuna, las historietas van representando una extensión -con la pandemia y el encierro como marco-, del mundo gráfico del dibujante, con él, un Truchafrita dibujado y nunca silente como protagonista, en compañía de sus queridos amigos imaginarios Chimpandolfo y Tedy. De modo que, en su voz y la de ellos, en sus conversaciones y monólogos, se representan  las discusiones y ocurrencias, algunas veces, atravesadas por datos históricos que sirven para interpretar lo que está sucediendo no solo adentro sino afuera. Es así como en su soledad dibujada, en ese mundo interno que nunca se detiene, las preguntas por la vida, la muerte, el tiempo y la fragilidad, sostienen lo que parece más que un confinamiento, una aventura en cuatro paredes.

“Truchafrita” y sus conversaciones instructivas con Tedy,

En estas pequeñas historias sobre el encierro no son la habilidad del dibujo, o las líneas, o las letras, o las palabras divertidas los únicos elementos que prevalecen, sino la fuerza vital, la sensibilidad del dibujante expresada en la música interna de cada historieta dibujada, que al final, y luego de algunas salidas a la calle, quedan suspendidas cuando aparece la palabra fin encerrada en signos de interrogación. Anticipando que los días de encierro no tienen una final cercano a la vista.  

Días de cuarentena

Álvaro Vélez (Truchafrita)

Editorial Robot

63 páginas

Precio $35.000

Mario Cárdenas
Estudió literatura en la Universidad del Quindío. Ha escrito en diferentes medios sobre cómic y literatura. En sus ratos libres se dedica a tomarle fotos a "Caldera" su Bull terrier.

Dejar un comentario

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

RadioBLAST

Cómic Colombiano

Revista LARVA en 17 números

«A usted, que como lector participa de esta publicación, sólo le recordamos que en siete meses pueden pasar muchas...

More Articles Like This