«La peste de la memoria», novedosa propuesta de novela gráfica colombiana

Más Leídos

La peste de la memoria (Planeta cómic, 2017) demuestra que existe un amplio espectro de posibilidades gráficas y narrativas entre lo que llamamos historieta. No es necesario encuadrar la obra de Juan Pablo Salazar, el escritor, y Ramiro Ramírez, el pintor, en los marcos estrictos del género; aquí se desborda el concepto, se va más allá; sus valores artísticos y literarios hacen redundante la discusión. Basta decir que el montaje de palabra, ficción e imagen pictórica funciona, que estos factores se equilibran y complementan.

Doble página de “La peste de la memoria”.

La edición de este libro recuerda los artbooks de gran formato, lo que, sumado a sus más de trecientas páginas, la hace una obra voluminosa y quizás excesiva para un lector de historieta, acostumbrado a grapas o formatos más amables. Un exceso que se permitió la editorial, tal vez con la idea de mostrar en todo su poder el carácter pictórico de los cuadros –no viñetas– que componen este relato. Aquí se podría decir que este es un hecho afortunado en el que la editorial se adaptó a sus autores; cosa que pocas veces ocurre en el medio, o, por lo menos, no en el caso de las publicaciones comerciales. 

Una pelea en la prisión.

Pero, precisamente, este exceso de lo pictórico permitió hacer una obra expresiva e intensa, en la que se puede apreciar las texturas de los materiales, las superficies, el uso de técnicas pictóricas mixtas que potencian esta expresividad y cuyas maneras evocan el arte hecho en las penitenciarias. Y esto último es uno de los logros gráficos y narrativos de La peste de la memoria, porque es en los espacios de los reclusorios en los que se desarrolla este relato de aires borgeanos que reconstruye, a su manera y desde el ejercicio puro y duro de la ficción, la historia colombiana de los últimos cuarenta años.

Si bien el libro de Salazar y Ramírez tiene como base un contexto histórico bien definido, el fenómeno del narcotráfico en los años ochenta y el asesinato del político colombiano Luis Carlos Galán, su premisa parte de un hecho puramente ficcional: dos mundos paralelos, representados por sendos personajes, confluyen accidentalmente en una celda de una prisión colombiana. Aquí, esta idea de mundos paralelos, más que vincularse con la ciencia ficción, o con realidades ucrónicas, más bien evoca el sentido de algunas ficciones de Borges: un hecho extraordinario, una licencia de la realidad que no requiere explicación, tiene repercusiones existenciales y filosóficas en sus personajes, lo que los lleva a vivir en los límites de una pesadilla metafísica. Y esto es, precisamente, lo que ocurre en esta obra.

Doble página de “La peste de la memoria”.

Los sucesos se desarrollan en 2014, en una de las celdas de la penitenciaria de alta seguridad del municipio de Cómbita. Dos presos son obligados por diferentes circunstancias a pasar una noche en la misma celda. Uno de ellos es la representación inequívoca de uno de los sicarios del narcotraficante Pablo Escobar, del que fue su mano derecha. El otro recluso es un hombre mayor conocido con el apodo del Fantasma. Con el progreso del relato se irá develando no solo la naturaleza de sus crímenes, sino también que ambos pertenecen a dos realidades y versiones diferentes de la historia colombiana. Una de ellas es la nuestra, la que nos tocó vivir, esa en la que usted lee esta reseña. La otra, la que conoce el Fantasma, es la Colombia que pudo haber sido, en la que no mataron a Luis Carlos Galán, ni hubo carros bomba, ni los demás horrores del narcotráfico. 

Doble página de “La peste de la memoria”.

La ficción propuesta por Salazar, potenciada por el realismo expresionista de Ramírez, trabaja con la ambigüedad, con la indefinición que produce esta confluencia de realidades. También con la pesadilla de la culpa, la de los asesinos que perdieron la paz y el sueño, pero también con la de un país que se dejó arrastrar por el crimen, porque siempre nos quedará la pregunta de si esta pudo haber sido esa otra Colombia. Y es en este punto en el que se muestra el más alto grado de ficción propuesto por los autores de La peste de la memoria, en la medida en que esta narración pudo haber sido escrita en ambas versiones de nuestra historia. En el hecho de hacernos pensar que nuestros otros yoes paralelos pudiesen estar leyéndola, escribiendo sobre ella.   

 

Título: La peste de la memoria

Autores: Juan Pablo Salazar/Ramiro Ramírez Plazas

Editorial: Planeta Cómic

Año de publicación: 2017

Páginas: 332

 

 

 

 

 

Carlos Bastidas Zambrano
Literato de la Universidad Nacional y magíster en Literatura de la Universidad Javeriana. Editor. Coleccionista de historietas.
Artículo anteriorLa nueva Fierro
Artículo siguiente«Nada se cierra nunca del todo»

Dejar un comentario

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

RadioBLAST

Cómic Colombiano

Revista LARVA en 17 números

«A usted, que como lector participa de esta publicación, sólo le recordamos que en siete meses pueden pasar muchas...

More Articles Like This