Brasil y Argentina: un partido por el humor gráfico

Más Leídos

A principios de la última década del siglo pasado, el recuerdo del gol de Claudio «el hijo del viento» Caniggia aún estaba tibio. Con esa conquista, la celeste y blanca había eliminado a la canarinha del mundial de Italia 1990. Pero, más allá de las cuatro líneas, Brasil y Argentina salieron al campo en defensa de las caricaturas latinoamericanas, la democracia y el encuentro. Así nació el histórico catálogo del I Encontro Latino-americano de Humor.

Cuando se trata de caricaturas, no cabe duda de que América Latina cuenta con un verdadero equipo de estrellas del trazo cuya obra está marcada por un tono crítico hacia la política y las costumbres. Por eso, debemos celebrar los momentos en los que, de una u otra manera, artistas de distintas nacionalidades latinoamericanas se han reunido, dado que la integración de los distintos países de la región sigue siendo un reto que hay que afrontar también en el ámbito artístico. Hubo momentos en los que se imaginó algo así como una verdadera «selección de caricaturistas latinoamericanos».

El Memorial da América Latina y un encuentro histórico.

Fruto de una muestra en el Memorial da América Latina, de Sao Paulo, la obra titulada I Encontro Latino-Americano de Humor celebra en clave de humor la relación entre dibujantes brasileños y argentinos, tomando como punto de partida una pasión compartida por ambos países: el fútbol. Como es recurrente en la tradición de la viñeta, las circunstancias relativas al año 1990 se nos imponen y, al revisitar la obra, nos vemos inmersos en los acontecimientos que la rodean. 1990 fue el año de la Copa del Mundo, celebrada en Italia. Brasil llegó bajo el mando del entrenador Sebastião Lazaroni,quien quedó en la memoria deportiva del país como un predicador de la necesidad de importar los estándares del «fútbol moderno», representados aquí en la figura del líbero, última tendencia en los esquemas tácticos adoptados por los equipos europeos. Sin embargo, Brasil fue eliminada rápidamente, en octavos de final, y ante Argentina. Bajo este lema, Paulo Caruso organizó la selección de su equipo:

«Como si fuera un entrenador de fútbol (cometiendo, por supuesto, injusticias incalificables dignas de un Bilardo o un Lazaroni), reuní para una confrontación a diez artistas brasileños y diez argentinos de mayor expresión en la prensa de sus países» (p. 5-6).

Pero, sobre todo, se valora aquí la expresión «humor gráfico» con toda su fuerza. La exposición y la obra celebran la integración entre Brasil y Argentina de forma desenfadada -pero sin perder el tono de desenfreno y juego-, haciendo referencia a una compleja gama de referencias a corto y largo plazo. El conservadurismo, la hipocresía y las direcciones de la política no pasan indemnes por los rasgos de argentinos y brasileños.

El combinado albiceleste llevaría varias figuras que aparecen en esta imagen. De izquierda a derecha: Landrú, Quino, Sábat, Maitena, Fontanarrosa, Caloi, Sendra, Tabaré y Rep.

El lugar donde tuvo lugar la exposición, a su vez, se vistió de estadio de fútbol que, en aquellos días, serviría también de epicentro para las discusiones políticas que proponían las caricaturas y que ocupaban al mundo en aquella época. Fundado en 1989, el Memorial Iberoamericano parecía el lugar idóneo para sugerir, desde el ámbito del humor gráfico, nuevas formas de integración internacional, tomando como referencia América Latina:

«El estadio donde tendrá lugar este partido es el monumental Memorial Latinoamericano, que está completamente tomado por las discusiones sobre el rumbo de la integración latinoamericana, además de los acontecimientos en Europa del Este, la crisis del Golfo Pérsico, la unificación de las Alemanias, el derrumbe de los regímenes militares, todo ello con un poco de humor, porque nadie es de hierro, y menos el telón» (p. 6).

El seleccionado verde amarelo formó con varias caras que podemos ver en esta fotografía. De izquierda a derecha: Chico y Paulo Caruso, Claudius, Jaguar, Agner, Hubert, Mariano, Cláudio Paiva, Reinaldo, Nássara, Millôr, Ziraldo e Nani.

Eran tiempos de cambio. En la escena internacional, la caída del Muro de Berlín en 1989 pareció confirmar el postulado de que «todo lo sólido se desmorona en el aire». También se afirmó el potencial corrosivo de la caricatura; al fin y al cabo, «nadie es de hierro». Los regímenes políticos pasan, pero la crítica visual permanece. A lo largo de la exposición, las caricaturas discuten también los nuevos conflictos que surgían a escala internacional desde mediados de la década anterior, como en la región del Golfo Pérsico, tal y como indican las obras de Daniel Paz y Rudi (p. 34) y de Laerte (p. 56-57).

El nuevo aire reforzó la necesidad de cambios político-económicos y de una revisión de las estrategias de integración entre los países latinoamericanos en el ámbito internacional. Era necesario afrontar los retos de la globalización tras décadas de autoritarismo dictatorial que barrieron la región. Brasil y Argentina enfrentaban los desafíos de la redemocratización: no es casual que en la obra encontremos muchas caricaturas que abordan temas relacionados con los militares, como, del lado argentino, los trabajos de Tabaré (p. 24) y Ceo (p. 32 y p. 33) y, entre los brasileños, las historietas de Jaguar (p. 44 y p. 45) y Fortuna (p. 46). Ambos países ya habían firmado, en julio de 1990, lo que se conoció como el Acta de Buenos Aires, que preveía el establecimiento de un mercado común entre los dos países para el 31 de diciembre de 1994. Lo que se conocería como Mercosur empezaba a tomar forma.

El libro que nació del encuentro partía de una identidad que excedía lo estrictamente artístico.

En resumen, el I Encontro Latino-Americano de Humor subraya la profunda articulación existente entre arte, deporte y política. Si una primera idea de la política exige el ejercicio del diálogo, el arte y el deporte nos enseñan que, para ser ejercida en la práctica, la política exige un compromiso con ideas universales y más amplias, fundamentales para la existencia humana, como el respeto, la tolerancia y la comprensión.

Ivan Lima
Ivan Lima
Doctor en Historia por el Programa de Posgrado en Historia de la Universidad Federal Fluminense (con beca CNPq), profesor adjunto de Historia de la América en la Facultad de Historia de la Universidad Federal de Goias, y escribe libros y artículos sobre cómics en América Latina.
Artículo anterior
Artículo siguiente

Dejar un comentario

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

RadioBLAST

Cómic Colombiano

«Mambe»: un asunto espinoso en una historia auténtica

Mina & Manu Studio-Atelier recuperan la tradición oral kogui con la novela gráfica Mambe. Por detrás de la persecución...

More Articles Like This