Promesas oportunas y una elección de lecturas

Más Leídos

En el actual clima electoral colombiano somos bombardeadas a diario con promesas a problemas viejos, nuevos e inventados. Estos problemas están presentes en muchas de las historietas colombianas que vale la pena tener en cuenta en sintonía con la coyuntura electoral rumbo a la segunda vuelta presidencial. Por lo anterior, como colectivo, les proponemos un diálogo amplio con base en una selección de lecturas.

Antes de empezar, nos gustaría aclarar que, somos activistas y en ocasiones actuamos en alianza con otros grupos o causas, pero nunca militamos en algún partido. Hacemos historietas y promoción de lectura donde participamos desde la visualidad procurando siempre tener independencia. La segunda aclaración, es que no estamos interesadas en persuadir en su elección, cada quien puede votar por quien crea o, incluso, elegir no votar. Entre nosotras hay quienes se identifican como anarquistas y piensan que el sistema electoral es «la tiranía de las mayorías» donde no votar tiene sentido bajo la consigna que «elegir al amo no nos hace libres»; y estamos otras que creemos que votar puede hacer una diferencia.

Desde que empezamos a hacer historietas son muchos los aprendizajes que tenemos de nuestros propios procesos creativos, en gran parte por la lectura paralela que hacemos de nuestras colegas. En Colombia, la contienda entre candidatos no suele ser un tema que aparece frecuentemente en las historietas, aun así, es común que muchas historietistas muestren su opción de voto en sus redes sociales.

Entre los libros elegidos para construir nuestra opinión empezamos con Galán: La crónica de otra muerte anunciada[1] de Daniel Valero, Javier Forero, Óscar Ramírez, Juan M. Siza, Laura Valentina Álvarez, y Óscar Ramírez (Intermedio, 2019) que relata la vida de un político que fue asesinado cuando era el más opcionado para ser presidente. Allí, en la muerte violenta, hay una primera radiografía sobre cómo suceden las elecciones nacionales y quiénes son los elegidos. Es tristemente común que los actuales candidatos denuncien amenazas contra su vida y se ha naturalizado tanto esto que se convierte en una broma amenazar con un láser a la candidata Francia Márquez cuando se encuentra en una tarima[2]. Siguiendo con la lectura, se presentan los orígenes de lo que hoy se reencaucha como Nuevo liberalismo por parte de los hijos de Galán, de quienes, en estas elecciones, uno fue candidato presidencial, después se unió a la Coalición de la Esperanza y posteriormente al candidato del populismo de derecha Rodolfo Hernández. En tiempos de Galán, el Nuevo Liberalismo regresó al Partido Liberal. No nos sorprende esta situación donde propuestas novedosas regresan a sus formas políticas tradicionales cuando en la actualidad nos encontramos con la coquetería por parte del Pacto Histórico y Equipo por Colombia para obtener el apoyo del Partido Liberal. Al final fue la derecha quien tuvo el apoyo de este partido tradicional. Consideramos que si se quiere hablar de cambio, es contradictorio un partido con políticos que representan el continuismo.

No todo se vale en la política y esperamos que, como señaló Márquez, el Pacto Histórico siga lejos del Partido Liberal. En la carrera de Galán se ven semejanzas con los últimos años de la carrera de Petro cuando leemos cómo en la pérdida de las elecciones (Galán contra Betancur) y en su accionar como senador, se fue construyendo un electorado que lo convirtió en el mayor opcionado a ocupar la presidencia. No todo son semejanzas, pues a diferencia de Galán que estuvo a favor de la extradición, el Pacto Histórico propuso acciones de perdón a los extraditables de la Picota.

Galán nos lleva a un segundo libro de historieta y es La peste de la memoria de Juan Pablo Salazar, Ramiro Ramírez Plazas (Planeta cómic, 2017) donde, por medio de una anacronía nos lleva a la pregunta ¿Cómo sería un mundo donde Galán vive? Esta licencia de realidad, como lo menciona Bastidas en un artículo de esta revista[3], es la base para las preguntas actuales. En el libro, en una amplia conversación entre dos presidiarios, se discuten sobre mundos posibles que se encuentran. Así mismo nos sucede cotidianamente en las conversaciones de chat, en redes sociales, con amigas, familia y colegas donde hay hechos anacrónicos, verdades a medias, mentiras descaradas y por supuesto, licencias de realidad. Cada conversación electoral está llena de promesas, acciones posibles, irreales y miedosas que podrían hacer realidad los candidatos al ser elegidos presidentes: que si van a expropiar o si vamos a conocer el mar como política pública, por nombrar rápidamente algunas.

Estas preguntas son comunes para lectores de los cómics Marvel en los noventas y el actual público de la serie de televisión What if…? (¿Qué pasaría si…?) en Disney+. Las respuestas se pueden convertir en ucronías cuando ¿Qué pasaría si? se vuelve un motor de creación de ficciones. Un buen ejemplo es la historieta Liborina de Luis Echavarría (Planeta Cómic, 2020) donde compartimos la opinión de Cárdenas en esta revista, cuando señala que se plantea «un futuro que no es tal, un futuro que es más próximo de lo que creemos»[4], un futuro que viene del antecedente de un conflicto armado postergado. La pregunta hecha como un motor de creación es la pauta que proponemos para continuar pensando en borrador y dialogando entre promesas electorales y lecturas de historietas.

Un museo de la violencia en «Liborina».

La propuesta de gobierno de Hernández nos invita a pensar ¿Qué pasaría si se declara estado de conmoción interior y se gobierna por decreto? De inmediato recordamos la novela gráfica Cielo rojo (LECHE, 2017) que se ambienta en el gobierno de Rojas Pinilla, quien gobernó mediante decretos amparados en poderes de excepción bajo la figura de conmoción interior. En nuestra investigación para la creación de Cielo Rojo tuvimos la experiencia de conocer a madres solteras empobrecidas del barrio Aguablanca que, además de perder sus hogares, padecieron las decisiones de un gobierno autoritario. Nos preocupa mucho pensar en las consecuencias de este ¿Qué pasaría si…?

¿Qué pasaría si las mujeres perdieran sus derechos? es una pregunta que respondió Atwood en El cuento de la criada que fue adaptada a historieta (Salamandra Graphic, 2019). Las mujeres somos la mitad de la población colombiana y calladitas no nos vemos más bonitas. Las mujeres del colectivo no podemos estar con un candidato que nos confine a la cocina, donde el rol de mujer se asocie a la crianza como un lugar de enunciación de nuestra opinión. La insistencia en asignarnos este limitado espacio en la sociedad es escenificado sutilmente en El baile de San Pascual de Camilo Vieco (Cohete Cómics, 2019) y ejemplarmente en la historieta Sexuales de Laura Manzano (Universidad del Cauca, 2021), donde la personaje Silvia es presionada en su pueblo a terminar su carrera de pregrado y regresar para «organizarse» porque «una mujer preparada se vuelve un problema». En Sexuales también hay un tema que se esquiva en el campo electoral y es el aborto. En una reciente entrevista realizada por Volcánicas y Artemisas[5] a Petro, el candidato afirmó que las objeciones de conciencia en la red pública hospitalaria «nunca fueron un obstáculo real en el distrito» y que por lo tanto, con la nueva sentencia, «la red pública hospitalaria está disponible en todas partes y habrá un decreto para que la red privada lo haga».

Paisajes en «La peste de la memoria».

Esto es una verdad a medias junto a una promesa de campaña. Al otro lado, tenemos a la candidata vicepresidencial Castillo diciendo que a las mujeres «hay que acompañarlas para que no lleguen a ese momento»[6] (Min 7:05) y Hernández quien piensa que en el fallo de la corte «se les fue la mano en semanas»[7]. Sin embargo, sin esperar a fallos o promesas de campaña, historietistas hicieron Aborto seguro. Un aborto seguro es un aborto feminista (Las Parceras, 2018) donde se relata un paso a paso cómo proceder en la realización de un aborto en caso de no encontrar amparo en la red pública hospitalaria.

Los dos candidatos rivales, son un reflejo de lo que representa a las mayorías que votan en Colombia y esta primera vuelta electoral nos enseñó que hay una gran masa de personas que votaron en contra de la clase politiquera tradicional. Mucho de esto creemos que se debe al estallido social del año pasado. Las protestas siempre tienen efecto electoral que se hace evidente en la participación de los movimientos sindicales como se describe en Ciervos de Bronce de Camilo Aguirre (La Silueta, 2014) o en los resultados electorales, posteriores a los descritos en La fuerza del campo: Marchas cocaleras de 1996 de Kevin Nieto, Carlos Duarte Torres,  y Paola Jurado (Javeriana, 2018). De hecho, en el reciente libro Agente Malintz (Cohete cómics, 2022) encontramos muchas de las opresiones de este estallido que, en nuestro diálogo con Rodrigo Lucio, sabemos que inspiraron el relato de ciencia ficción.

Ambos candidatos se postulan en contra del establecimiento y con esto capturaron electorado, pero entre  Gustavo Petro y Rodolfo Hernández hay una diferencia de programa. El primero tiene unos puntos discutibles, el segundo está plagado de ideas progresistas apresuradas y populistas de última hora. Rodolfo Hernández es el heredero negado de Federico Gutiérrez, el Centro Democrático y todas las maquinarias electorales. El populismo de derecha de un millonario, que aprendió a hacerse rico gracias a la usura de los pobres y que cree que su clase lo coloca por encima de la ley al poder evadir las acusaciones de corrupción se nos parece a los dos descarados personajes principales de la historieta Delirantes de Olga Acosta, Electrobudista y Jhon Naranjo (Rey Naranjo, 2020), donde las razones para ocupar puestos en el gobierno es el mantenimiento de sus privilegios.

Nos oponemos además a los comentarios xenófobos del candidato Hernández que muestran una profunda ignorancia de las situaciones que han representado colegas historietistas venezolanas como Laura Guarisco en sus historietas Seguimos Soñando[8] (El Espectador, 2018) o Sobrevivir[9] (El Espectador, 2019), hace evidente las luchas, y las miradas obtusas donde se reduce la migración a la mendicidad[10].

Estamos convencidas que las historietas no sólo pueden ayudarnos a comprender mejor las coyunturas electorales sino las distintas problemáticas que, desde el privilegio de una mirada de ciudad, olvidamos. Ambos candidatos están a favor de implementar el acuerdo de paz y realizar acuerdos con el ELN. La implementación se hace urgente y son muchas las publicaciones que invitan a la terminación de la guerra, la reparación y la reconciliación. Invitamos a leer las publicaciones del Centro Nacional de Memoria Histórica y la Comisión de la Verdad donde destacamos Transparentes de Javier de Isusi (Astiberri, 2020) y las historietas Caminos condenados  de Pablo Guerra, Diana Ojeda, Camilo Aguire y Henry Díaz (Cohete cómics, 2016), Labio de Liebre de Fabio Rubiano y Pipex (Planeta cómic, 2020) y Tres horizontes de Lina Flórez y Pablo Pérez (Cohete cómics, 2021). 

Creemos que las incertidumbres nos hace plantear las preguntas indicadas. La certeza está en que las próximas elecciones y las que se den en cuatro años, no resolverán la lista interminable de problemas heredados de gobiernos anteriores y creados por el actual gobierno. Mirando el futuro, después de las votaciones, seguiremos atentas a buscar respuestas favorables camino a 2026. Mientras tanto, las historietistas seguirán cumpliendo un rol importante en la  producción de ficciones que permitan pensar el mundo que nos toca e imaginar mundos posibles donde podemos llegar.

[1] https://revistablast.com/opiniones/culto-al-pasado/

[2] https://www.elespectador.com/politica/elecciones-colombia-2022/francia-marquez-senalo-que-fue-apuntada-con-un-laser-en-un-acto-de-campana/

[3] https://revistablast.com/opiniones/la-peste-de-la-memoria/

[4] https://revistablast.com/opiniones/violencias-negadas/

[5] https://www.youtube.com/watch?v=SGubsIDGqzI

[6] https://www.youtube.com/watch?v=Bx1nf5qf9u8

[7] https://www.youtube.com/watch?v=7a3jdDBIiQY

[8] https://www.behance.net/gallery/69198011/Seguimos-sonando-comic

[9] https://www.behance.net/gallery/77723841/Sobrevivir-comic-El-Espectador

[10] https://caracol.com.co/emisora/2017/05/12/bucaramanga/1494605006_691148.html

colectivo LECHE
Laboratorio de Estudios Culturales Históricos y Espaciales.

Dejar un comentario

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

RadioBLAST

Cómic Colombiano

«Mambe»: un asunto espinoso en una historia auténtica

Mina & Manu Studio-Atelier recuperan la tradición oral kogui con la novela gráfica Mambe. Por detrás de la persecución...

More Articles Like This