Historietas quindianas que tal vez no conocías: parte tres

Más Leídos

La caricatura secuencial: rastro de sus primeros pasos en la gráfica quindiana.

En las anteriores reseñas, que forman parte de este recorrido por algunos de los ejercicios gráficos producidos en el departamento del Quindío en la década de los 90, se analizaron personajes creados por la pluma local, con temáticas variadas pero sobre todo historias presentadas en formato de historieta cuya característica principal es la inclusión de varias viñetas que dan forma al relato.

En esta última entrega y de manera innovadora para la época, se analizarán caricaturas de dos autores que si bien no son nacidos en el Quindío, difundieron su obra de manera ininterrumpida en este departamento durante los años 90.

La caricatura según el formato heredado de la prensa estadounidense, trae consigo el relato de una situación acontecida dentro de un determinado contexto, con la complejidad de tener que narrarlo en una sola viñeta. De esta manera dieron sus primeros pasos en la gráfica Mario Hernando Orozco, más conocido como Mheo y Ricardo Betancurt Sarmiento, más conocido como Ricky. Sus personajes regordetes en el caso de Ricky y los trazos descomplicados de Mheo, contaron las principales coyunturas colombianas de esos años en una sola viñeta.

Sin embargo, sus búsquedas en el relato saltaron la cerca del formato y expandieron el espacio de trabajo. Aunque al día de hoy no hay teórico que acote el término Caricatura secuencial, en mi calidad de investigadora pretendo hacerlo porque no son una ni dos, son varias las expresiones de estos dos caricaturistas que abren la posibilidad de contar en más de una viñeta, aunque a veces con la timidez de quien siente que está desobedeciendo las reglas, pero al fin y al cabo una viñeta que se divide en 4 ya movió la barrera de sus límites.

Caricatura La Crónica del Quindío, 24 de octubre de 1991.
Caricatura La crónica del Quindío, 10 de septiembre de 1992.

Se aprecia entonces un espacio de trabajo más grande, que a su vez contiene otras pequeñas viñetas dentro, como si no quisieran abandonar la idea de la viñeta única y su impacto en el reto que implica una narración en dicho formato. Pero ahí está, una historia en secuencia que se lleva a cabo en varias viñetas.

Caricatura La crónica del Quindío, 16 de marzo de 1992.

Incluso en esta caricatura de Mheo publicada en el año 1992, es apreciable la ausencia de división en las 4 viñetas que evidentemente relatan la historia. No es una sola viñeta contando la interacción de dos personajes que conversan, son 4 viñetas que de manera secuencial van relatando el orden en que surgen los diálogos entre dos personajes que caminan. Hay entonces una magia en la historieta ante la cual ni la caricatura se resiste, y no tiene que ver simplemente con una posibilidad de narrar en un espacio más amplio, sino en la experimentación que trae consigo el hecho de idear lo que sucede en la viñeta subsiguiente, la disposición de la situación en una viñeta que no es igual a la anterior pero pertenece a la misma historia.

Caricatura La crónica del Quindío, 28 de octubre de 1991.

En esta caricatura de Ricky, haciendo alusión a las campañas políticas en el país, una serie de viñetas que no pierde vigencia así haya sido creada en 1991. Hubiera podido ser relatada de manera jocosa y contundente como es el estilo del autor, pero sin duda habría perdido detalles importantes y  elementos clave del contexto nacional a la narración gráfica. Sigue siendo una intención que trasciende una simple necesidad de ampliar el espacio de trabajo, para convertirse en una decisión creativa en la manera de narrar, con más elementos, una noción del movimiento y el avance de los personajes en la situación que atraviesan.

De esta manera el departamento del Quindío se convierte en uno de los departamentos de la zona cafetera con más presencia de la caricatura secuencial, ya que si bien era una propuesta innovadora, teniendo en cuenta que grandes caricaturistas nacionales seguían narrando a través de la tradicional viñeta única, también suponía más espacio a ocupar en la sección de opinión, donde lo que debía predominar en la época eran las columnas y editorial escritas.

Lea la parte uno acá.

Lea la parte dos acá.

María Angélica Cordero Robledo
Estudió Comunicación Social-Periodismo en la Universidad Católica de Pereira, actualmente garabatea una tesis sobre el cómic en la región cafetera, para graduarse de una Maestría en Literatura. En sus tiempos libres siembra plantas y cocina postres extra dulces.

Dejar un comentario

Por favor escribe tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

RadioBLAST

Cómic Colombiano

Revista LARVA en 17 números

«A usted, que como lector participa de esta publicación, sólo le recordamos que en siete meses pueden pasar muchas...

More Articles Like This